• La Veu del PV al Facebook
  • La Veu del PV al Twitter
  • La Veu del PV al Google +
  • RSS
  • contacte
Dissabte, 21 de gener de 2017

La Veu del País Valencià

suma't

Xesfera

Dimecres, 11 de gener a les 11:37h | Editorial Afers

«El cine y los imaginarios históricos de la identidad valenciana», por Sonia García López

Sonia García LópezLa importancia del papel que el cine desempeña en la configuración y refracción de discursos de identidad cultural ha sido objeto de innumerables aproximaciones desde el campo de los estudios fílmicos y los estudios culturales, campos en los que cuenta con aportaciones notables como las de Stuart Hall, Robert Stam y Ella Shohat, Pierre Sorlin, Jordana Mendelson o Thomas Elsaesser, entre otros. No obstante, los estudios históricos raramente han tomado en consideración el cine a la hora de analizar los discursos sobre la identidad cultural o nacional de finales del siglo XIX y siglo XX. Cuando esto ocurre, el cine y la cultura cinematográfica no suelen ser considerados como objetos epistemológicos susceptibles de crear conocimiento, sino que desempeñan una función más bien subalterna con respecto a los discursos históricos tradicionalmente asociados a la ideología de la objetividad, heredada del positivismo del siglo XIX. En consecuencia, la utilidad del cine en el marco de la disciplina histórica suele quedar reducida a su valor como instrumento didáctico, en el mejor de los casos, o a una pretendida función ilustrativa de acontecimientos históricos en el peor de ellos. En este contexto, el trabajo de Marta García Carrión viene a cubrir un vacío importante en los estudios de historia cultural y análisis de los discursos de identidad nacional.Con su libro La regió en la pantalla. El cinema i la identitat dels valencians [Afers, Catarroja-Barcelona, 2015], la autora consolida una línea de investigación centrada en el papel de la cultura cinematográfica en la configuración y la expresión de sentimientos de pertenencia nacional o —en este caso— regional. Con sus anteriores trabajos Sin cinematografía no hay nación: drama e identidad nacional en la obra de Florián Rey (2007) y Por un cine patrio. Cultura cinematográfica y nacionalismo español (2013), García Carrión abordó las relaciones del cine español con los discursos sobre la identidad nacional durante el primer tercio del siglo XX. El libro que aquí comentamos explora los imaginarios históricos de la identidad valenciana —entendiendo esta como un imaginario común que engloba a los imaginarios locales o provinciales de Castellón y Alicante— a partir de la plasmación cinematográfica de sus temas, personajes y escenarios. Para ello parte, por un lado, del desarrollo teórico llevado a cabo en las mencionadas publicaciones; por otro, de la investigación sobre identidades nacionales en el Estado español realizada en colaboración con José Carlos Rueda Lafond, cuyo resultado fue publicado en forma de dossier por la revista Afers. Fulls de recerca i pensament bajo el título Identitats nacionals a l’Estat espanyol. El cinema i la televisió (2012). Dicho esto, si escasas son las reflexiones sobre el cine y los imaginarios nacionales referidos a España provenientes de la historiografía, las que se refieren a los imaginarios valencianos eran inexistentes hasta la publicación del último trabajo de García Carrión, no solo en el campo de la historia, sino también en el de los estudios fílmicos, donde únicamente se han producido aproximaciones muy puntuales a la cuestión. Desde este punto de vista, La regió en la pantalla propone una reflexión sobre el concepto de imaginario fílmico valenciano a partir de una investigación y análisis de las películas conservadas, documentos primarios y publicaciones de carácter histórico y teórico sobre la producción y la industria audiovisual valenciana. La impronta dejada en el cine por Joaquín Sorolla, Vicente Blasco Ibáñez o José Serrano es analizada de manera consistente y sistemática por la autora, y el legado de productoras como la Casa Cuesta y Cifesa o las aportaciones de personalidades como Maximiliano Thous en diversos campos de la cultura cinematográfica son objeto de estudio contrastado y pormenorizado en las páginas de este libro.Con todo, el volumen trasciende el análisis de manifestaciones puntuales en torno a los imaginarios de la valencianidad para plantear una reflexión teórica sobre la discusión del concepto mismo de identidad nacional versus identidad regional y las tensiones que la confrontación entre ambas posiciones a menudo desencadenan cuando se cruzan con proyectos de estado. En este sentido, Marta García Carrión propone un análisis histórico no partidista, sino científico y académico, de los imaginarios cinematográficos de la identidad valenciana. Para ello, la autora toma como punto de partida la renovada forma de pensar la construcción histórica de la identidad valenciana como identidad regional en el marco de la nación española, tal y como plantean autores como Manuel Martí y Ferrán Archilés quienes, por otra parte, también han planteado interpretaciones alternativas al respecto (p. 19). Como se ha comentado anteriormente, el concepto de ‘identidad valenciana’ que maneja la autora engloba al conjunto de expresiones identitarias de la autonomía, lo que inicialmente pone de manifiesto el viejo problema del centralismo valencianista en el marco de los discursos identitarios del País Valenciano. Algo que García Carrión plantea de manera consciente, más allá de las implicaciones directamente derivadas de una nomenclatura poco útil a estos fines, y que resuelve argumentando que «no disposem de cap altre imaginari col·lectiu alternatiu. La competència amb els imaginaris locals o provincials d’Alacant o Castelló fou una realitat, però tant el discurs regionalista com el nacionalisme valencià posterior tenien un imaginari comú de tot el territori, més enllà de les limitacions del seu desplegament» (pp. 29-30). Siguiendo la línea metodológica de su anterior trabajo Por un cine patrio, esta investigación de García Carrión se apoya sobre todo en la reflexión y argumentación histórica basadas en la documentación sobre las películas. En este sentido, la autora reivindica el tratamiento del fenómeno cinematográfico «en un sentit ampli, més enllà dels textos fílmics, i introduint reflexions sobre la conformació d’una cultura del cinema i la seua evolució, els espais de exhibició o la recepció» (p. 30); un enfoque que goza de una dilatada tradición en el campo de los estudios fílmicos, especialmente a partir de los desarrollos de la New Film History desde la década de 1980 en adelante y, más concretamente, en el campo de estudios de la recepción cinematográfica. Este enfoque resulta especialmente pertinente cuando se trata de abordar el estudio del cine producido en las primeras décadas del siglo XX, pues muchos materiales se han perdido o desaparecido y, en otros casos, son de difícil acceso o delicada manipulación. Precisamente en razón de las mencionadas dificultades y precariedad, el análisis textual de materiales antiguos con que en ocasiones la autora contrasta su reflexión historiográfica resulta especialmente valioso (por ejemplo, en las páginas 47-48): el análisis de copias restauradas o fotogramas supervivientes de películas desaparecidas proporcionan detalles relacionados con la narración, el punto de vista o la puesta en escena que sin duda complejizan y enriquecen el análisis de otro tipo de documentos. Caso distinto es el de la producción realizada a partir de la década de 1930, más accesible y en mejor estado de conservación, que la autora no entra a analizar desde el punto de vista formal o textual. Por lo demás, el estudio de los imaginarios cinematográficos valencianos que Marta García Carrión lleva a cabo en La regió en la pantalla concluye en la década de 1950, excluyendo del estudio la producción cinematográfica de la segunda mitad del siglo XX y los primeros lustros de este siglo. Si bien es esta una opción que parece justificada desde el punto de vista de la lógica interna del libro, se echa en falta una argumentación más sólida sobre los principios que rigen este corte temporal; corte que, por lo demás, no se explicita en el título del volumen, que sugiere sin ese corte temporal un acercamiento más completo al tema propuesto.Con todo, cabe situar la aportación de Marta García Carrión en el marco más amplio de la intersección entre los estudios que abordan la histórica y compleja relación entre cine e identidad como un trabajo de gran interés y rigor teórico y metodológico. Sin duda resultará de utilidad a cualquier persona interesada en indagar en una cuestión poco explorada al margen de los intereses y posicionamientos explícitamente políticos.Sonia García LópezUniversidad Carlos III de MadridKamchatka, 8 (2016), pp. 394-396

Anar al blog









Envia el teu blog
Envia el teu blog



Estadístiques
307 blogs donats d'alta
28180 articles totals